viernes, 11 de abril de 2008

:::¡Hoy he visto el arco iris!:::

¡Hoy he visto el arco iris!
Conducía mi moto como todas las mañanas dirigiéndome al trabajo cuando comenzó a llover con furia, con ganas, con el ímpetu de los chaparrones primaverales que hacen reverdecer los desnudos árboles. Y el sol, celoso al contemplar cómo la lluvia le quitaba su protagonismo se negó a ocultarse tras los impertinentes nubarrones y siguió bañándonos con su luz... Y entonces, al volver una esquina, apareció.
Yo paré la moto y lo contemplé maravillado.
Su arco multicolor sobrevolaba el Parque de Maria Luisa con majestuosidad, pavoneándose entre los jirones de nubes que seguían cruzando el cielo empujadas por el céfiro que entraba desde el Atlántico por el valle del Guadalquivir, y que dejaban caer millones de gotas sobre Sevilla, que reflejaron los rayos del sol dispersándolos en todas direcciones… Algunos tomaron un determinado y prodigioso ángulo descomponiéndose en colores, en los seis mágicos colores que yo contemplaba extasiado.
De repente se nubló... y desapareció ante mí bruscamente, con crueldad, con insensibilidad, dejándome frustrado y solo, enojado por la brevedad de lo mágico, de lo bello... ¡Pero lo vi!

2 comentarios:

zan. 24 años dijo...

Lo describes de tal forma que casi podemos verlo nosotros también... Me he sentido mojada por la lluvia, y sorprendida por el arociris..

Y me he acordado de un momento mágico de mi pasado que siempre recordaré... a las puertas de un castillo, en la hierba, también mojada por las gotas de lluvia, y mirando al cielo... fue la única vez en mi vida que he visto dos arcoiris juntos, uno al lado del otro... apareciendo tras ls murallas que me rodeaban. ¡Increible!

Enhorabuena...viste el arcoiris... Hay gente que ha crecido tanto, que ha perdido la capacidad de verlo...

Efímero sí, como la rosa del princito... como casi todas las cosas que dan sentido a la vida... "amenazadas de pronta desaparición" ;P

¡Un saludo!

Zan

Xesca dijo...

REcuerdo cuando de pequeña lo veía y me quedaba embelesada contemplándolo. Hace pocos meses tuve la oportunidad de mostrárselo a mi hija, y se quedó con una carita.... jajajajaja fue una delicia por partida doble, una por el arco iris que era precioso y dos por ver esa carita embobada y sorprendida.