sábado, 26 de abril de 2008

::: La fábula del oso y la potrilla ( II ) :::

El oso pardo disfrutaba de la primavera de su bosque cazando, jugando con los oseznos de su compañera y paseando por su territorio... pero no olvidaba a la potrilla que encontrara en el bosque del arroyo.
Respetaba sus decisiones... pero se sentía furioso al pensar que su amo le causara dolor. Así que decidió ir una noche a ese bosque cercano y comprobar que se hallara bien.
Caminó con dificultad al no estar acostumbrado a moverse en la oscuridad, pero halló el riachuelo donde la encontró. Después buscó la loma desde donde ella se despidió y la subió. Y a lo lejos vio la granja.
Como si se tratara de acechar a una presa se acercó sigiloso, despacito, hasta llegar a lo que le pareció el establo, donde encontró una pequeña ventana. E irguiendo sus poderosas patas delanteras se asomó.
El oso pardo pudo observar cómo el amo azotaba a la potrilla ante sus narices. Eso fue el colmo. Con furia rodeó la cuadra buscando la entrada. ¡Destrozaría a aquel humano cruel! Y con fuerza derribó la puerta, entrando como un huracán en las cuadras de la granja. Pero se detuvo al contemplar la cara de la yegua. Su mirada reflejaba amor, y no parecía sufrir. Al contrario, parecía feliz. Entonces, se serenó, la miró con cariño... y dio media vuelta. Y corrió, corrió aullando de rabia. Había intentado comprenderla, no juzgarla. Había respetado su decisión sin devorar al amo... pero no volvería a aquel bosque nunca más.

15 comentarios:

Cristina dijo...

¿Durilla verdad la fábula?
Uy, asi por la mañana....

Me estoy viendo obligada a poner en serio en el blog que mis historias son todas INVENTADAS o Imaginadas o como prefieras llamarlas.

De todos modos, aún siendo una personal muy normal, me encanta una buena conversación con cualquier anónimo como a la primera. Gracias por la copa

Saludos y buen fin de semana. Disfruta de tu familia!

zan. 24 años dijo...

Vaya que triste, esto suena a despedida.

A veces la vida nos conduce a otros mundos, a otros bosques... que no estamos preparados para ver... y yo también comprendo éso...

La que se va a poner triste es la potrilla. Ya le había cogido cariño al oso. Pero así es la vida. Las personas, las cosas, los momentos... igual que vienen, se van... y ella lo sabe.

Si algún día alguien tiene ganas de ver una película romántica alternativa, y quizás de comprender un poquito más algo ajeno a lo tradicional, os recomiendo esta película:

http://www.mangafilms.es/secretary/

Bueno, éso es todo. Que seas muy feliz, y vuelve cuando quieras a mi bosque.

Gracias por observar sin juzgar.

¡Saludos!

Zan

Marinel dijo...

He buscado la primera parte, para poder hablar con conocimiento y, la verdad es que resulta doloroso pensar que haya amores así.No lo entiendo.No comprendo que se pueda amar a alguien humillándolo o dejar que te humillen por amor.No es lo que yo concibo por amor.El amor de esa especie, para mí no lo es.Me recuerda a tantas y tantas mujeres maltratadas que dicen lo mismo que la yegua y me siento fatal tan solo de pensarlo...
Un besito.

LLUVIA dijo...

Me tiene enganchada esta historieta.. :)

El oso , creo que no podía hacer más de lo que hizo.. Porque si ella quiere ser maltratada , ¿qué puede hacer él?

La joven yeguilla me da pena. Está tan equivocada o más que el "amo".
Si amamos a alguien, sentimos pena si se está denigrando..Cómo voy a disfrutar si alguien me golpea?
Además del dolor físico, el dolor por no ser amada y respetada, estaría el dolor por verle caminar hacia el abismo. SI MALTRATA NO ÉS FELIZ.

Otra cosa es que genere una dependencia. Una especie de dominio.
El que pega se siente "dueño"" Y el maltratado piense: "Tú me pegas, tú eres peor que yo" y cree demostrarle su superioridad moral y eso
pueda producirle algo de felicidad.
Pero no deja de ser algo enfermizo.
ESO NO ES AMOR.

Lo digo así tan categóricamente, porque es un tema candente y doloroso, y hay que ser objetivos.

¿Desearíamos eso para una hija nuestra?
¡¡Qué horror !!

Me parece estupendo que hayas traído este tema. Al hablar de ello , se hace luz. Hay gente equivocada , sin que sea culpa suya.., y también debe crecer y madurar.

Espero no haberte molestado al ser tan sincera. no lo hago con intención de ofender a nadie.. sino de aportar mi punto de vista. Entre TODOS, vemos mejor.

Un saludo José Javier! :)

profecruel dijo...

En primer lugar, quiero expresar el máximo respeto por mi parte a las opiniones aquí vertidas. A diferencia de lo que hacéis vosotros, me esfuerzo en comprender vuestro punto de vista.

Es muy fácil (y demasiado tentador) juzgar a los demás desde una posición sesgada, conociendo tan sólo una pequeña parte de lo que realmente ocurre ("¡Qué atrevida es la ignorancia!"). Os invito a visitar el blog de mi zan, o cualquier otro de los que en él se recomiendan... Esto no es maltrato. No es violencia de género. Es sano, seguro y consensuado. Es una forma distinta de "abrirse" a la persona amada, de entender las relaciones interpersonales... No espero que lo entendáis al 100%, ni que lo adoptéis en el día a día con vuestras parejas, pero sí que os pediría que actuarais como el oso, y que si no os gusta lo que veis no volváis nunca más a ese bosque, porque allí TODOS sus habitantes son felices (sí, aunque os duela, la potrilla también... quizá la que más).

Un abrazo, y hasta siempre.

LLUVIA dijo...

Profecruel


Si lo pienso, en vez de comprenderlo, me convenzo más, de que no es sano. El ser humano necesita ternura, cariño y no violencia ( del género que sea)
Creo que si hablásemos con las gentes de paises en los que se practica la ablación del clítoris o la lapidación.. contestarían que nosotros no podemos entenderlo, pero que es bueno. Hasta las mujeres lo dirían. Y posiblemente dirían que esas creencias les hacía felices. ¿ Son por eso prácticas buenas?

Yo te respeto. Otra cosa es que conductas negativas me parezcan bien.
Y lo que me parece mal lo digo. Cómo tú
puedes decirlo.

Un saludo!

mi despertar dijo...

Bellos tus textos
Un abrazo desde mí

Mar Ruiz dijo...

Buenas tardes J.J.,

En primer lugar, gracias por leerme.

En segundo, me gusta mucho como escribes.

Llevo poco con el blog y estoy aprendiendo poco a poco a manejarme en este medio.

Quisiera hacer un comentario a las personas que te han escrito:

¿Quienes somos para juzgar? Hasta que no estamos en la piel de esa persona que es maltratada o maltratador e incluso de los que lo observan, no podemos decir lo que haríamos. En esa situación no están agusto ninguna de las partes, aunque se cree y llamemosle así, un círculo de dependencia, todo causado por condicionamientos aprendidos y una baja autoestima por ambas partes.

Por suerte o por desgracia se de lo que hablo, por que lo he vivido.

La vida se encarga de dar lecciones de las cuales, hay que descifrar el mensaje que lleva implicito.

Un saludo.

Dédalus dijo...

Esa dulce violencia del dolor, se asoma en tu bella fábula.

Saludos, José Javier.

zan. 24 años dijo...

Me resulta curioso observar a todos los expertos ositos reunidos allí en su bosque, charlando sobre lo que está bien o mal, sobre el camino que otros han de elegir para encontrar su propia felicidad...

Mientras, ajenos a todo, en su granja, la potrilla y su Amo sonríen. Disfrutan de la vida. Son felices.

'Cuidado con los expertos' :)

Jose Javier, siento que se haya montado aquí este debate, quizá no era ésa tu intención el día que apareciste por mi blog, jeje.
Bueno, de nuevo me marcho... Seguiré observando.

Zan

Xesca dijo...

Es muy curiosa la forma de amar de cada uno, en realidad no somos nadie para juzgar como es mejor o peor, sin embargo sí que podemos decir que en general la opinión del amor es dar y recibir amor a cambio, se hace extraño que alguien de dolor y reciba cariño. Pero como digo, no podemos juzgar aunque no lleguemos a comprender.

Vicky dijo...

Entro sin permiso y me pierdo en tu bella fabula... algo triste, pero hermosa...
Caricias para tu alma.

Dinora dijo...

Es una interesante historia, y lo mejor, que contiene un mensaje que cada quien interpreta según sus creencias, eso me gusta.


Saludos!.. ;)

Ada dijo...

El maltrato no es ninguna forma de amar.
Un 10 para tu fabula.
Mi beso

zan. 24 años dijo...

Amor.

(Del lat. amor, -ōris).

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

4. m. Tendencia a la unión sexual.
Y estoy totalmente de acuerdo en que el maltrato no es ninguna forma de amor

--------------------

Punto 1: El maltrato no es ninguna forma de amor. Estoy 100% de acuerdo.

Punto 2: Nos amamos. (Lo siento en mi, y me sobra con éso. Pero os pongo la definición arriba, para los escépticos... y os confirmo que todo éso y mucho más es lo que siento por Él y lo que Él siente por mi).

Punto 3: Os deseo a todos los 'expertos' ositos del bosque al menos tanta felicidad como la que ha encontrado la potrilla... Al fin y al cabo, no sé cual será la vuestra, pero mi mayor aspiración en esta vida es justamente ésa. Ser feliz. Y por suerte (o quizá porque me lo merezco, porque lucho por seguir mi camino, y no el que me señalan) lo soy, y mucho :).

He dicho. :P:P

Zan.